Make your own free website on Tripod.com
Home
Historia de la fotografía
Aplicaciones de la fotografía
Fotoperiodismo
La fotografía a color
Bibliografía

Fotografía

Invención de la fotografía

La primera persona que intentó registrar la imagen de la cámara, valiéndose de la acción de la luz, fue Thomas Wedgwood, hijo de un famoso ceramista inglés. Debido a su lamentable salud se vio obligado a abandonar sus experimentos.

Joseph-Nicéphore Núpce, del centro de Francia, tuvo más éxito. Aunque el único ejemplo de su trabajo con la cámara que ha perdurado hasta hoy parece datar de 1827, sus cartas no dejan duda de que había conseguido fijar la imagen de la cámara una década antes. El que prosiguió con su obra fue su socio, Daguerre.

En 1837, él hizo una fotografía muy lograda. Esta asombrosa fotografía es rica en detalles, con su convincente realismo en su textura, su contorno y su volumen. Aun existe, formado y fichado, en la colección de la Sociaté Francaise de Photografeé en París, como el ejemplo más antiguo de lo que Daguerre pasó a llamar Daguerrotipo, muestra las posibilidades de un nuevo medio gráfico que habría de revolucionar la creación de imágenes. La noticia del invento de Daguerre asombró a William Henry Fox Talbot, un hombre de ciencia inglés, matemático, botánico, lingüista, erudito en los clásicos, porque con toda independencia había inventado una técnica que le pareció idéntico a la de Daguerre, y se apresuró en publicar su obra y a aducir, así, la prioridad en la invención. Llamó a su obra calotipo, que es una palabra de origen griego que significa "bella imagen". Tanto la técnica de Daguerre como la de Talbot, llegaron a hacerse métodos muy prácticos y reinaron supremos en todo el mundo durante casi dos décadas.

Una nueva época comenzó en 1851 para la tecnología de la fotografía, con la invención lograda por Frederick Scott Archer, un escultor inglés. En el curso de una década, este sistema reemplazó por completo a los procesos de Daguerre y del calotipo, alcanzando su reinado supremo hasta 1880, centro del mundo fotográfico; era un método de sensibilizar las placas de vidrio con soles de plata, mediante el uso del colodición. Una aplicación de la técnica colodición, fue la fotografía CARTE-DE-VISITE, patentado en Francia en 1854 por André-Adolpho-Eugenes-Desdére.

Desdére, que tenía un gran sentido del espectáculo, hizo mundialmente famoso este sistema de producción en serie para el retrato. Como tales, los cartes-de-visite poseen en su mayor parte, un escaso valor estético. A fin de reunir fotografías de parientes, los amigos y de gente famosa, hacia 1860 se iniciaron álbumes cuidadosamente encuadernados.

Al perfeccionarse el proceso de colodición, un número en crecimiento de aficionados se interesa por la fotografía. Con ellos, aparecieron una visión más amplia de los temas artísticos que lo que podía el profesional común. Así, mucha gente encontró en la fotografía una vocación estimulante.

Hubo fotógrafos que encontraron inspiración en la pintura, así como también pintores que encontraron en la fotografía a una útil aliada. Es el ejemplo de Gustavo Courbet que utilizo la fotografía de una modelo desnuda para su cuadro "El estudio del artístico", en 1849. Otros artistas utilizaron la fotografía con una mayor esclavitud basando composiciones enteros en la imagen que les daba la cámara.

En contraste con aquellos que procuraban rivalizar con el pintor utilizaban cámara y lentes, fueron centenares quienes usaron la fotografía, simple y directamente, como medio de registrar el mundo en su derredor. En todo el mundo, los fotógrafos estaban registrando la historia cuando se producía, la apariencia de sitios dejados, que a menudo no habían sido siquiera exploradores, con la gente que en ellos vivía, los paisajes familiares que los viajeros creían digno de ver y recordar, y también los logros mas recientes de la arquitectura y de la ingeniería.

Surgieron, así, las fotografías topográficas y la estereografía. Lo primero se dedicaba a la representación  lateral y directa de los aspectos  más característicos en sitios y cosas. Este estilo de fotografía puso de moda las tarjetas postales. Lo segundo eran las fotografías de distintos lugares vistos desde los aires. Este tipo de fotografía produce una sorprendente ilusión tridimensional cuando se observan con sus estereoscopios, revelando esa riqueza de detalles, que es esencial para la fotografía documental.

Es un hecho notable que en todo su historia la estereografía, no haya atraído a los fotógrafos como medio de expresión artística. Su misma virtud de crear una asombrosa ilusión de profundidad, parecía acercarlo demasiado a la realidad. Pero si bien la estereografía no atrajo a aquellos cuyo objeto era la estética de las artes gráficas convencionales,  eran en cambio la técnica ideal para registrar la información visual. Se trata de una imagen y no de un cuadro.

Los estereotipos finales de la década de 1850 nos mostraron inicialmente, en lo que se llamó "vistas instantáneas", darles fases de la acción, gracias al desplazamiento de animales y seres humanos, que nunca habían sido visto hasta entonces. Los fotógrafos estaban aprendiendo a registrar hasta el movimiento más fugaz.

A comienzos del siglo XX, los artistas progresistas estaban procurando una nueva estética, basada en las propiedades y características singulares de su medio de expresión, "la forma saque a la función" se convirtió en su lema.

Esta estética funcional influyó, asimismo, la fotografía. Los críticos comenzaron a elogiar las fotografías que parecen fotografía. Aparecieron artículos en la prensa especializada en elogio de la "fotografía pura". La fotografía directa tenía, desde luego, una tradición tan antigua como el mismo medio expresivo. La imagen del Daguerretipo era tan frágil que retocarlo resultaba poco práctico. El retoque de retratos se convirtió en practica común durante la era del colodición, pero con propósitos mas cosméticos que estéticos. Lo nuevo en los primeros años del siglo XX fue la aceptación de la fotografía directa como un medio artístico "legítimo".

En la década de 1920, los fotógrafos artísticos exploraron, también, el método de la doble exposición. Sobre los resultados más logrados es un retrato de Rodchenko que hizo de Deksondr Schevtschensko(1924), mostrando al pintor de perfil y también de frente.

Así también, muchos otros artistas fueron influidos por la fotografía científicas, que eran fotos de múltiple exposición y de alta velocidad. Los pintores futuristas también sintieron la influencia de este tipo de fotografía. Existió, asimismo, un gran interés por lo que fue descrito como "fototipográfica", una palabra acuñado para describir el fotomontaje, foto collage y lo mezcla de tipos de letra con imágenes fotográficas visión instantánea / camino a la modernización.

El empleo de cámaras pequeñas para producir fotos grandes fue sugerido en primer lugar como una comodidad. Este sistema se puso en práctica al perfeccionar al proceso del colodición. En 1858, Thomas Skoife ideó una cámara miniatura. En 1859, Charles Prazzi Smith, Real astrónomo para Escocia realizó, durante una visita a Rusia, varios negativos estereoscopios. Con la llegada de las cámaras manuales y de las placas secas, a finales del siglo, y con el perfeccionamiento de los ampliadores y del papel para copias rápidas se convirtió en práctica regular el sistema del Smyth, que era elegir una porción del negativo para hacer la foto definitiva .

La cámara manual y portátil aparejo así un cambio en los métodos de trabajo. La cámara manual aumento asimismo el alcance de la fotografía, porque ahora se acercaban muchos termos grandes se consideraban fuera de sus limites.
Al terminar el siglo, las innovaciones técnicas ampliaron todavía mas el campo de acción de la cámara, se diseñaron lentes que producían de preescisión, pequeños y compactos.

Aparecieron cámaras como la photo-sumilla que fue tan popular que paso a ser imitado y se convirtió en un tipo clásico de cámara. También, aparecieron las cámaras block-noptes de origen francés y en 1924 las cámaras Ernox y la Señor.

Sin embargo, estos fueron más flexibles, que tenía la ventaja de ser más pequeños y permitió que el fotógrafo realizara 36 negativos, en rápida sucesión, con una sola carga de película cinematográfica habitual y de bajo costo. La primera de este tipo que se hiciera tan popular fue la Lura, diseñado poco antes de la primera guerra mundial por Oskar Bernock. En 1932 la empresa Zuss Ikonlangó una cámara similar, la Contex. Un refinamiento adicional fue la visión reflex, como fue el caso muy popular de la N1 Kon f, presentado después de la segunda guerra mundial por Zuss Ikon de Dresde como Contex S.

Muchos fotógrafos prefirieron las cámaras de mayor formato, como la Rollerflex, presentado por Franke y Heiclecke en 1929. Los fotógrafos periodísticos fueron los primeros que dieron amplio uso a la cámara en miniatura. Las cámaras en miniatura no solo resultaron ser de gran utilidad a los fotógrafos periodísticos, sino que abrió nuevas posibilidades estéticas. La facilidad en el manejo permitió que el fotógrafo buscara ángulos poco habituales y registrara episodios de la vida cotidiana. El desarrollo de fuentes lumínicos poderosos pero portátiles ha dado al fotógrafo la oportunidad de crear en cualquier lado sus propios efectos de luz registrando, incluso, la acción mas rápida. En 1930, se presento en Inglaterra y en Estados Unidos como the Photoflash Lmap, una cámara cuyo bombilla de flash era sin ruido y sin humo; fue aceptado de inmediato por los fotógrafos periodísticos. Con este equipo se podían tomar fotos en cualquier circunstancia.

Así, también, se dieron otros avances técnicos como la del sincroflash múltiple en la que podía reforzar las fuentes de iluminación ya existentes. Posteriormente, apareció también el flash electrónico que posee una propiedad colecional: puede limitar flujos intermitentes de luz.

Como se ha observado, la cámara ha ido mas allá de la mirada humana y nos atrae un mundo de una forma, normalmente, invisible.

 
BEAUMONT, Newhall

Historia de la fotografía. Barcelona: Ed. Gustavo Gili, 2002.
 

Volver